Ilustración de poema de Keith Ellis

Curiosidad intelectual

Ella presentó
al experto
en el enfriado estudio de la televisión:
el cambio climático
era su especialidad;
contestó hábilmente:
vastos hoyos en el cielo
dejando escapar todo nuestro ozono.
Los enormes icebergs
del Antártico
desplomándose como
el castillo de dominó
de su nieto.

Keith Ellis (Jamaica, 1935).

Ilustración del poema de Carlos Jesús Cabrera

Detrás de tus ojos. (fragmento(
Como dos piedras, me apoyo en tus ojos
para cruzar el agua que nos separa.
Contemplo la imagen del mundo grabada en tu retina,
leo en su luz tu historia, como en la boca de un horno
se adivinan las crepitaciones del pan.
Todo lo quiero saber y solo tengo tus ojos:
huellas dactilares de dos astros,
dos monedas que a lo sumo alcanzan
para matar el hambre o comprar un periódico
donde leemos los pronósticos de la dicha.

Carlos Jesús Cabrera (La Habana, 1960).

Ilustración del poema de MARÍA ZAMBRANO

DELIRIO DEL INCRÉDULO
Bajo la flor, la rama;
sobre la flor, la estrella;
bajo la estrella, el viento.
¿Y más allá?
Más allá, ¿no recuerdas? , solo la nada.
La nada, óyelo bien, mi alma:
duérmete, aduérmete en la nada.
[Si pudiera, pero hundirme…]
Ceniza de aquel fuego, oquedad,
agua espesa y amarga:
el llanto hecho sudor;
la sangre que, en su huida, se lleva la palabra.
Y la carga vacía de un corazón sin marcha.
¿De verdad es que no hay nada? Hay la nada.
Y que no lo recuerdes. [Era tu gloria.]
Más allá del recuerdo, en el olvido, escucha
en el soplo de tu aliento.
Mira en tu pupila misma dentro,
en ese fuego que te abrasa, luz y agua.
Mas no puedo.
Ojos y oídos son ventanas.
Perdido entre mí mismo, no puedo buscar nada;
no llego hasta la nada.